Retenciones IRPF Autonomos

Autónomo: Como beneficiarte de una retención del 15% en tus facturas

Desde el 5 de Julio, fecha en la que se aprobó el Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de Julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia, todos los autónomos con ingresos inferiores a 15.000 euros pueden fijar una retención en el IRPF del 15% en sus facturas frente al 21% vigente en aquel momento.

De esta manera se adelantaba la reducción en el IRPF para los profesionales cuyos ingresos eran inferiores a esos 15.000 euros o representen más del 75% de la suma de los rendimientos íntegros de actividades económicas y del trabajo obtenidos por el contribuyente en dicho ejercicio. Durante el Lunes, el Ministerio Hacienda ha publicado a través del BOE los pasos a seguir para que los autónomos que cumplan estas condiciones puedan beneficiarse de esta retención.

En primer lugar, el trabajador debe comunicar al pagador de los rendimientos la concurrencia de esta circunstancia, quedando obligado éste a conservar la comunicación entre las dos partes debidamente firmada. Este porcentaje se reducirá a la mitad cuando los rendimientos tengan derecho a la reducción por las rentas obtenidas en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

La incidencia de este nuevo porcentaje en las retenciones e ingresos a cuenta obliga a la adaptación del modelo 190, introduciendo una subclave dentro de la clave G que permita a los obligados tributarios identificar los supuestos en los que sea de aplicación ese porcentaje del 15%.

Via: http://www.pymesyautonomos.com/

Los delincuentes más tontos de Barcelona

Un hombre de 43 años ha ingresado en la prisión, acusado de veinte atracos con intimidación, según informaron este viernes los Mossos d’Esquadra. Las noticias de la pequeña delincuencia ya raramente tienen eco, oscurecidas por esa otra gran delincuencia que no roba con navajas, sino con paraísos fiscales. Pero la otra, la pequeña gran delincuencia, ha sido y es una fuente inagotable de anécdotas.

Los archivos de la Jefatura Superior de Policía de Catalunya dan fe de ello. Veteranos policías han recordado para Lavanguardia.com casos increíbles de los años 90, antes de que las funciones de seguridad ciudadana fueran asumidas en Catalunya por los Mossos d’Esquadra.

Como el de un atracador sin brazos (sufrió una doble amputación a raíz de un accidente), con una afición tan grande que volvió a ser juzgado por un robo con violencia. Su misión era dar patadas y vigilar.

Hay otros que se alegran de ser detenidos. Es el caso de uno que entró en una frutería con dos fluorescentes envueltos en una bolsa de basura. Decía que era una escopeta recortada, pero se le rompieron. Al descubrir el engaño, uno de los dependientes le dio tal paliza que el cazador cazado se puso a pedir socorro a gritos. Cuando por fin llegó la policía, les recriminó su tardanza.

A veces no es necesaria la fuerza para desanimar a un ladrón. Es el caso de aquel que entró en un banco, al grito del consabido “¡Esto es un atraco!”. Para pasmo de todos, un empleado de la entidad le replicó: “Anda, idiota, vete a tu casa o se lo digo a tu madre”. Eran vecinos.

Hubo un atracador que se especializó en una sucursal del Banc de Sabadell de la calle Hipólito Lázaro, en Badalona. Pero el banco cerró la oficina y el local fue adquirido por una ferretería. Un día, el delincuente volvió y pidió por el director, a quien quería revelar sus intenciones, como ya había hecho tantas veces antes. “Aquí no tenemos director y el dueño no está, pero si le sirvo yo…”, dijo el dependiente.

Eugenio G.P. era un atracador con mucho tesón, pero muy poca vista. Sus gafas, gruesas como el culo de un vaso, le hacían inconfundible. Así que, para despistar a la policía, decidió probar suerte sin las gafas. En su primer intento no se lo tomaron en serio. Entró en un banco, pero se tropezaba con todo. Columnas, ceniceros… Y así dos veces más en los días siguientes, con idéntico resultado.

A la vista (es un decir) de que lo de quitarse las gafas había sido una mala idea, Eugenio G.P. decidió irse a la carrera de la última oficina bancaria que intentó atracar infructuosamente. En su huida se dio de bruces contra una pareja de la Guardia Urbana. No los vio venir de frente hasta que se tropezó con ellos.

En Barcelona ha habido delincuentes poco expertos en el manejo de armas y que se han disparado en el pie cuando iban a actuar. Otros han perdido su DNI en la huida. O han entrado a robar en casas y se han quedado dormidos. Y algunos se han emborrachado en los bares que estaban desvalijando de madrugada.

En los tiempos en que las oficinas bancarias no eran tan seguras como ahora, un atracador se entretuvo rellenando unos impresos, a la espera que los clientes se fueran para amenazar a los empleados. Cuando huyó con el botín, la policía descubrió que había garabateado su propio nombre y dirección en un impreso para la solicitud de la apertura de una cuenta.

También hubo un ladrón que robó en un videoclub instantes después de hacerse socio con su verdadera identidad.

Pero si los veteranos agentes del Cuerpo Nacional de Policía consultados se han de quedar con una historia es la de los “ahogados”, como el de un ladrón que utilizó una bolsa de plástico a falta de pasamontañas y se desvaneció en pleno atraco. Casi se ahoga.

En otra ocasión, un hombre aguardó pacientemente su turno en una farmacia y, cuando le tocó, sacó una pistola y una capucha. La capucha le iba tan pequeña que pidió ayuda para encasquetársela. Lo detuvieron cuando se le encasquilló. No la pistola, sino la capucha, que no le pasaba de las orejas y le provocó un ataque de ansiedad.

Via: http://www.lavanguardia.com/

quejas en Redes Sociales

El 20% de las quejas de hoteles en redes sociales no se responden

l sector hotelero español utiliza las redes sociales como un canal más de comunicación a través del que atender dudas o consultas de sus clientes, pero aún no las ha integrado como un auténtico canal de atención al cliente. Todavía existen líneas de mejora en aspectos como la reducción del número de consultas y quejas que se quedan sin responder, acortar los tiempos de respuesta o estructurar la canalización de las respuestas, entre otros aspectos fundamentales.

Esta es una de las principales conclusiones extraídas de un estudio elaborado por la consultora de comunicación Porter Novelli, a través de su área especializada en comunicación digital, PNConnect, para la multinacional de servicios de Gestión de Relaciones con el Cliente, Sitel, con el objetivo de profundizar hasta qué punto las empresas del sector hotelero español están integrando las redes sociales como un nuevo canal real de atención al cliente y saber si están aprovechando todo su potencial.

En este informe se analizan los perfiles corporativos en redes sociales (Facebook y Twitter) de las cinco principales cadenas hoteleras en España -Meliá, NH, Riu, Barceló e Iberostar- según la clasificación del ranking anual Hosteltur 2014, y la actividad de atención al cliente desarrollada a través de ellos. Para ello, se han analizado todas las conversaciones vinculadas con consultas o quejas relacionadas con atención al cliente.

Según los resultados de este estudio, el 21% del total de las consultas o quejas en las redes sociales de los hoteles analizados quedaron sin respuesta en el plano público. De ellas, un 90%  correspondía a consultas y un 10% correspondía a quejas.

“Es preciso subrayar que en redes sociales los comentarios son públicos y permanecen, por lo que cualquier interacción sin atender en el muro de Facebook o Twitter, ya sea por una petición de información o una queja, puede tener un efecto multiplicador. Cada consulta de un usuario o cliente que queda sin respuesta en el plano público es una oportunidad perdida de fidelizarlo. Para tratar de evitar esta situación es recomendable dejar constancia en la red social de que el usuario ha sido atendido y escuchado”, explica Esmeralda Mingo, Directora General de Sitel en España.

Respecto al tipo de conversaciones, la mitad de los comentarios recibidos por todas las cadenas hoteleras fueron quejas (50%), lo que refleja que los clientes encuentran en las redes sociales un canal eficaz de atención y contacto con los hoteles, para trasladar su malestar sobre algún aspecto de su estancia o del servicio. Entre las cuestiones sobre las que los usuarios mostraron su disgusto más a menudo destacan: problemas con la calidad de las conexiones WiFi, errores en la reserva de hoteles y quejas puntuales sobre la calidad del servicio en algún hotel concreto, entre otras.

Los tiempos de respuesta de la atención al cliente en redes sociales fueron bastante dispares, varían entre los 6 minutos y 49 horas de media de tiempo en responder. “Las redes sociales son un canal de contacto ágil para la  interacción en tiempo real con una marca o empresa. Por ello, los usuarios esperan encontrar en ellas un canal de contacto y atención al cliente cercano. Para ello, lo ideal es contar con un equipo de atención al cliente que atienda las consultas y quejas de los usuarios en los social media los 365 días del año”, añade Esmeralda Mingo.

Otro de los aspectos clave que se observa en el estudio es la canalización de las respuestas. En términos generales, las cadenas hoteleras derivan las consultas o quejas a un email (27%) o permanecen en el canal elegido por el cliente para responder (23%). También derivaron a la web (12%), especialmente, cuando las consultas estaban relacionadas con ofertas o promociones, y sólo el 4% de las consultas o quejas fueron dirigidas al teléfono. En la mayoría de los casos en los que se derivó al teléfono fue para gestionar consultas específicas sobre un hotel concreto de alguna de las cadenas hoteleras.

Por último, otra de las principales conclusiones que se extraen de este estudio es que el sector hotelero no cuenta con perfiles exclusivos de atención al cliente en redes sociales. Ninguna de las cadenas hoteleras analizadas cuenta con un perfil específico de atención al cliente para gestionar las dudas y consultas de los clientes. Este tipo de información queda diluida entre el resto de comentarios vinculados con aspectos de marketing, publicidad y opiniones de usuarios en los perfiles corporativos de las cadenas hoteleras en Twitter y Facebook.

“Contar con un canal específico permite a las compañías anticiparse a posibles dudas o consultas habituales y ofrecer de forma proactiva información de interés (tutoriales o consejos). Igualmente, permite tener todas las consultas y quejas canalizadas en lugar de estar difuminadas en los distintos perfiles corporativos de las empresas mezclados con contenidos relacionados con marketing, publicidad u otros comentarios de usuarios, lo que facilita que se puedan gestionar mejor y reducir los tiempos de respuesta, un aspecto clave para ofrecer una experiencia diferencial en atención al cliente en redes sociales”, añade Esmeralda Mingo.

Via: http://www.tecnohotelnews.com/

Señar Externalizar

La externalización de servicios en un hotel

Delicado tema en la gestión de un hotel en los tiempos que corren. Personalmente y mirándolo desde la perspectiva financiera, el director tiene que buscar la formula de gestión que mejore sus resultados y aporte a sus cuentas más beneficios. Si para ello debe mirar otras formulas de gestión le aconsejo que no se precipite y analice sus equipo,s incluso que hable con ellos antes de tomar una decisión.

En mi opinión, llevamos preparando a nuestros equipos años y años, inculcando la importancia de un buen servicio, que conozcan a nuestros clientes por su nombre, conocer sus gustos y sus necesidades. La mayoría de los trabajadores están tan integrados en el hotel que lo sienten como suyo (y si no lo están, entonces sí tenemos un problema).

Si un hotel tiene un porcentaje elevado de clientes asiduos, estos ya conocen al personal más que al director del hotel, sea personal de recepción, pisos o restauración, identifican las personas y muchos clientes regresan a estos hoteles por sus equipos humanos.

En recepción saben qué habitación le gusta al cliente “x”, qué extras necesita; en restauración saben qué cena habitualmente, cómo le gusta la tortilla francesa para cenar; en pisos cómo quiere que les deje la habitación y el baño, y las camisas que necesita para planchar, conoce la camarera por su nombre incluso le pide que le haga la maleta mientras está reunido y se la deje en recepción.
¿Qué pretendemos ahora que tenemos estos valiosos equipos? ¿Cambiarlos por empleados externos de modo que no sabemos quién vendrá cada día a tratar con nuestros clientes?. Y no se trata de hacer bien el trabajo, que lo harán seguro.

Si lo que se pretende es buscar otras formulas más rentables ante las circunstancias de la crisis y ante una competencia agresiva, busquémoslas; puede haberlas, ¡pero no toquemos nuestros equipos! Un buen equipo humano en un hotel es el mejor activo que tenemos y lo sabemos, ¿por qué romperlo? El hotel que tome este tipo de soluciones perderá su personalidad humana, y lo que es peor, su activo más importante.

En resumen, creo que la externalización de servicios en un hotel es un error, sobre todo en los departamentos que están en contacto con los clientes. Antes de llegar a este punto hay otras soluciones.

Via: http://www.tecnohotelnews.com/